25-10-2014, Putero64

Nombre: MaríaG.

Edad: 34.

Forma de contacto: 600 073 770.

Lugar de encuentro: Detrás del metro Colombia.

Físico: Morena bajita, 1,60 m. Rostro corriente, ojos bonitos y expresivos, melena larga recogida en una coleta. Grandes y bonitos pechos naturales, con grandes pezones. Buenas piernas y estupendo trasero, duro y bien formado. Su coñito es bonito y luce una pequeña mata de vello en la parte superior.
Su físico es el de una chica normal, como tu vecina del quinto o tu compañera de trabajo. Lástima que le falle su vientre, tiene una barriga importante que no me gustó nada y la desluce bastante…

Besos: Sííiiiiii, los que quieras y más, muy bien. Sus labios son bonitos y carnosos.

Francés natural: Sííiiiii, muy bueno y profundo, y hasta el final.

Griego: Sí, sin problema, sin suplemento. Me gustó mucho.

Fuma: No, un buen detalle a la hora de besarla.

Tarifa aplicada: 150 euros una hora.

Día de la experiencia: Miércoles 23 de octubre, a mediodía.

Comentario de la experiencia: Me apetecía mucho conocer bíblicamante a MariaG, una de las escorts más populares de Madrid, y la llamé aprovechando unas horas libres en un viaje de trabajo. Me atendió con amabilidad, y me dijo que en ese momento estaba disponible, por lo que no lo pensé y me desplacé al lugar donde recibe, un piso correcto, discreto y limpio.

María me recibió vestida con una combinación roja, medias negras y sandalias de tacón. Iba sin ningún tipo de maquillaje, y el pelo recogido en una coleta. Tengo que decir que de físico me defraudó, me esperaba una chica más guapa y mejor arreglada, y además su aspecto real no se corresponde con el de sus fotos, feo detalle… Aunque a su favor diré que tiene un punto morboso muy interesante.

Pasamos a la habitación, donde educadamente me pidió liquidar sus honorarios. Después de asearme en el baño, regresé a la habitación, y enseguida nos besamos con ganas. Besa muy bien, con gracia y sin abusar de la lengua. Luego me empezó a desnudar, y yo también la desnudé a ella. Continuamos besándonos de pie con ganas, y después se agachó y comenzó un francés natural muy bueno. Después nos tumbamos en la cama, y hablamos de la opción de hacer el amor al natural, pero le dije que prefería usar preservativo, y no puso ninguna objeción…

Acto seguido María continuó con su buen trabajo de lengua gala, lo hace muy bien. Después se subió encima de mí, y nuestros sexos se rozaron, lo que le gustó mucho. A María le gustó mucho el roce, como a mí. Me comentó que estaba muy excitada, y se notaba que era verdad. Luego la tumbé en la cama, me puse sobre ella, y rocé con mi pene su bonito coñito. Pero para evitar tentaciones, me puse un preservativo y la penetré sin pausa… Genial su vagina me encantó, acogedora y bien lubricada, pero con una lubricación natural sensacional (detesto a las escorts que se pasan con la crema lubricante…) Se notaba que estaba excitada, como me recalcó ella: “estoy muy cachonda”. La penetré con muchas ganas, sentía su coñito muy bien… María me dijo lo que me perdía por no hacerlo al natural, y estoy seguro de que es cierto, pero bueno, es mi elección personal.

Seguimos un buen rato con un misionero excelente, hasta que María gimió con fuerza, estaba teniendo un fuerte orgasmo… Qué bien, me encanta que las chicas se corran, le da un toque muy bueno a la relación…
María me pidió parar unos segundos, pero enseguida reanudamos la faena con ganas… Le pedí que se pusiera en la postura del perrito, y admiré su bello trasero. Así como digo que no me gustó su barriga, sí que me gustaron mucho sus pechos y su culo, que es redondo y duro. La penetré por la vagina un bien rato, mientras me agarraba a sus bonitas y duras nalgas.

Después de otro estupendo rato dentro de su coñito, le pedí si podía penetrarle el culito. María me dijo que sin problema, por lo que salí de su vagina y acerqué mi pene a su culete. Ella misma lo guió, y después de cuatro o cinco vaivenes con cuidado, ya continué a saco, a matar. Muy bien, un griego muy bueno… le di sin manías, mientras volvía a sujetarme a su trasero.. María seguía gimiendo, era verdad que estaba muy excitada… Y yo también me lo estaba pasando muy bien.

Una pausa, y volví a su coñito, otra vez en misionero… genial, de nuevo me encantó su lubricación natural. Otro largo rato dale que te pego. Después se puso encima de mí y me montó, se mueve muy bien, con arte y gracia… Me cabalgó otro largo rato, hasta que volvió a gemir con ganas, estaba teniendo otro orgasmo… Estupendo…

Después de su intenso orgasmo, María me volvió a pedir una breve pausa. Y en menos de un minuto volvimos al tajo, otra vez a la misión… Postura clásica donde las haya, pero que permite un fuerte contacto físico y visual. Volví a darle con ganas, hasta que se me ocurrió eyacular en sus grandes pechos. Se lo pedí, y aceptó sin problema. Puse a mi pene entre sus bonitos pechos, y me los follé con ganas… muy agradable el tacto y la sensación… Y a los dos minutos eyaculé con ganas en su canalillo… María sonrió y se esparció el semen por sus pechos… la eyaculación fue abundante, le dije que me lo había sacado todo, y María me respondió: “de eso se trataba”… que pillina.

Después charlamos unos minutos, hasta que de repente María me anunció que el tiempo se había acabado. Como había sudado bastante (con un polvo así no es extraño), le pedí si me podía duchar. Al principio me dijo que no, pero ante el detalle de que tenía que coger un avión tres horas más tarde recapacitó y me dejo ducharme… con lo pequeños que son los aviones tampoco era cosa de que el pasajero de al lado oliera la mezcla de olores de macho y hembra que yo paseaba…
Y luego me despedí de María, después de comentar la cuestión de las escorts que fingen (muchas lo hacen) … yo desde luego doy fe que María no fingió, la lubricación de su coñito no miente…

Valoración global de la experiencia de 0-10: 8.

La verdad es que María no es una escort convencional, por lo que valorarla con los baremos habituales puede ser algo injusto. En su contra tengo que volver a mencionar su físico, debería perder varios kilos, y también su aspecto, un poco desaliñado. Sus honorarios son elevados, y por eso creo que debería cuidar más su cuerpo y su aspecto. Eso sí, su higiene es perfecta, y no fuma, un punto a su favor.

A su favor, es apasionada, muy experta, y no dice que no a nada. Claramente su punto fuerte es poder practicar sexo natural con ella, tanto oral, vaginal como anal… sin manías ni tabúes…

Recomendaría:
Si vas a practicar sexo con preservativo, bueno, María no es mala opción, pero por 150 euros hay escorts iguales o mejores en cuanto a implicación y artes amatorias, y además mucho más guapas… Lo siento, es lo que hay.

Ahora bien, si te gusta el sexo natural (y aceptas los riesgos que conlleva) y además te gustan las chicas morbosas sí que os recomiendo a María… es una muy buena opción.

Perdonad si me he extendido mucho, pero es que me gusta detallar mis experiencias.