09-10-2014, Dracul

Hace ya bastante tiempo que conocí a MaríaG. La contacté a través de una búsqueda casual en internet que me hizo parar a su blog, que estuve siguiendo durante un tiempo sin decidirme a contrastar con la realidad lo que me hacía imaginar mis lecturas calenturientas. Me encantó la experiencia y después he estado un largo tiempo sin volver a verla. Era una de mis primeras experiencias con putas y desde entonces he probado alguna que otra. No puedo decir que hayan sido malas experiencias, pero ninguna me hizo sentir la intensidad que en su día me había aportado ella, de manera que hace un año más o menos volví a buscarla, porque me faltaba algo. No sé, no se trataba del físico ni de las prestaciones que ofrecen las chicas, que si griego o francés, o si es al natural. Mi experiencia literal es que el que vivía el encuentro como algo «profesionalizado» era yo como putero, acostumbrado ya a la mecánica del encuentro con prostitutas, las expectativas, la tasa del tiempo, la valoración de las habilidades. En cambio ella me asaltaba desde un deseo, un morbo y una frescura que desbordaba esas rutinas. El mundo al revés.
No me había metido en esto de los foros y no sé si me convence. Que si la recomiendo? Puedo yo garantizar que a todos os irá igual con ella? Sólo puedo decir que me encanta. Y en mayor o menor medida me encanta lo que me ha ido proponiendo, incluidas sus recomendaciones de chicas.