Yopepin 26-02-10

 

Tengo veintipocos y me incomodaba ser virgen porque soy muy timido. Cada vez que le entro a una chica, me sudan las manos, se me traba la lengua y parezco un pato.
He pensado entonces que una mujer con experiencia podía ayudarme pero seguía teniendo miedo. Me veía el mismo pato pagando que sin pagar.
Llame a esta chica y selo dije como pude. Yo creo que me entendió.
Empleo una técnica con migo que me funciono muy bien para relajarme. Me abrió la puerta con un antifaz y se lo dejo puesto hasta que yo se lo quité. Se tumbó en la cama, como muerta y dejo que me encontrara comodo. Yo nunca habia visto a una tia “tan”desnuda que no fuera en la tele. Me pareció preciosa. Me tome mi tiempo para ir desnudándola y pude mirar de cerca, oler, recorrer con mis dedos todo su cuerpo. Casi no dejé que me tocara, pudieron más las prisas por penetrarla porque veía que me iba a correr rapidito.
Despues de correrme se me pasaron los nervios y le destape los ojos. Eran muy bonitos y lo que mas me llamó fue la expresión que tenían. Todo fue mejor en la segunda vez.
Repetiré, quiero que me ayude a comportarme como alguien normal en el sexo.

Me he animado a contarlo porque seguro que alguno se siente identificado conmigo. Después de leer a Hipocampo tomé la decisión de visitarla y me alegro mucho de haberlo hecho